Menu

Bloque de usuario

Usuario
Su última visita fue:

Lun Dic 26, 2011 10:27
Fecha y hora actual:

Lun Dic 26, 2011 5:21
Ver mensajes desde última visita (1)
Ver mensajes sin respuesta
Ver sus mensajes

Tokarev TT-33

 

La TT-33 (fabricada en "Tula", diseñada por "Tokarev") fue desarrollada como resultado de ensayos continuos, organizado por el Ejército Rojo en la década de 1920. El Ejército Rojo buscaba un arma nueva y moderna, semiautomática, para sustituir obsoletos revólveres Nagant M1895. Varios modelos de pistolas fueron probados por el Ejército Rojo en 1930, seleccionado el diseño del famoso diseñador de armas ruso, Fedor Tokarev. Durante 1930 - 1932 el Ejército Rojo adquirió varios miles de esta nueva pistola, y después de las pruebas de campo inicial solicitado varias mejoras, que se tradujo en la adopción del modelo de pistola Tokarev a principios de 1934. Esta pistola se fabricó antes de la Gran Guerra. Antes de 22 de julio 1941, alrededor de 600.000 pistolas TT-33 fueron entregados al Ejército Rojo.

 

Durante 1940 y 1950 la URSS suministró algunos modelos de las TT-33 a los aliados de pacto de Varsovia, con licencias para la fabricación de TT, y fue producido en China, Hungría, Corea del Norte, Polonia, Rumania y Yugoslavia, en formas más o menos originales. Las TT se fabricaron en 7,62mm, con algunas versiones comerciales de exportación disponibles en 9x19mm Luger, el cartucho empleado de pequeño calibre y alta velocidad tiene una excelente penetración y puede perforar fácilmente chalecos antibala livianos empleados comúnmente por las fuerzas de seguridad (clases I y II).

 

En 1946, la TT-33 se modificó ligeramente para reducir los costos de producción: y su fabricación en la URSS finalmente cesó alrededor de 1952, con la adopción de la más moderna pistola de 9mm Makarov PM. Sin embargo, TT sirvió con el ejército soviético hasta 1960, y con la milicia soviética (Policía) hasta 1970.

La Tokarev TT-33 fue una gran arma, con buena penetración y un alcance efectivo, fue fiable y de fácil mantenimiento. Los aspectos que le faltaban mejorar fueron la falta de posición manual de seguro, la única forma segura de llevar una TT-33 era tener siempre la cámara vacía y un agarre más ergonómico, ya que su forma no era demasiado cómoda.

 

 

 

 

Volver a Replicas AEG - GBB